Deprecated: Function set_magic_quotes_runtime() is deprecated in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-settings.php on line 18

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-includes/comment-template.php on line 0

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-includes/comment-template.php on line 0

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-includes/comment-template.php on line 0

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::end_el() should be compatible with Walker::end_el(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-includes/comment-template.php on line 0

Strict Standards: Declaration of Walker_Category_Checklist::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-admin/includes/template.php on line 430

Strict Standards: Declaration of Walker_Category_Checklist::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-admin/includes/template.php on line 430

Strict Standards: Declaration of Walker_Category_Checklist::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-admin/includes/template.php on line 430

Strict Standards: Declaration of Walker_Category_Checklist::end_el() should be compatible with Walker::end_el(&$output) in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-admin/includes/template.php on line 430

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/asterion/asterion.almadark.com/wp-includes/query.php on line 1465
La Casa de Asterion: asterion

La Casa de Asterion

Leido 0 veces

Y la Reina dio a luz un hijo
que se llamo Asterion

APOLODORO, Biblioteca, III, 1

Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigare a su debido tiempo) son irrisorias. Es verdad que no salgo de mi casa, pero también es verdad que sus puertas (cuyo numero es infinito)* están abiertas día y noche a los hombres y también a los animales. Que entre el que quiera. No hallara pompas mujeriles aquí ni el bizarro aparato de los palacios pero sí la quietud y la soledad. Asimismo hallara una casa como no hay otra en la faz de la tierra. (Mienten los que declaran que en Egipto hay una parecida.)
Hasta mis detractores admiten que no hay un solo mueble en la casa. Otra especie ridícula es que yo, Asterion, soy un prisionero. ¿Repetiré que no hay una puerta cerrada, añadiré que no hay una cerradura? Por lo demás, algún atardecer he pisado la calle; si antes de la noche volví, lo hice por el temor que me infundieron las caras de la plebe, caras descoloridas y aplanadas, como la mano abierta. Ya se había puesto el sol, pero el desvalido llanto de un niño y las toscas plegarias de la grey dijeron que me habían reconocido. La gente oraba, huía, se prosternaba; unos se encaramaban al estilóbato del templo de las Hachas, otros juntaban piedras. Alguno, creo, se oculto bajo el mar. No en vano fue una reina mi madre; no puedo confundirme con el vulgo, aunque mi modestia lo quiera.
El hecho es que soy único. No me interesa lo que un hombre pueda transmitir a otros hombres; como el filosofo, pienso que nada es comunicable por el arte de la escritura. Las enojosas y triviales minucias no tienen cabida en mi espíritu, que esta capacitado para lo grande; jamás he retenido la diferencia entre una letra y otra. Cierta impaciencia generosa no ha consentido que yo aprendiera a leer. A veces lo deploro, porque las noches y los días son largos.
Claro que no me faltan distracciones. Semejante al carnero que va a embestir, corro por las galerías de piedra hasta llegar al suelo, marcado. Me agazapo a la sombra de un aljibe o a la vuelta de un corredor y juego a que me buscan. Hay azoteas desde las que me dejo caer, hasta ensangrentarme. A cualquier hora puedo jugar a estar dormido, con los ojos cerrados y la respiración poderosa. (A veces me duermo realmente, a veces a cambiado el color del día cuando he abierto los ojos). Pero de tantos juegos el que prefiero es el de otro Asterion. Finjo que viene a visitarme y que yo le muestro la casa. Con grandes reverencias le digo: ahora volvemos a la encrucijada anterior o ahora desembocamos en otro patio o bien decía yo que te gustaría la canaleta o ahora veras una cisterna que se lleno de arena o ya veras como el sótano se bifurca. A veces me equivoco y nos reímos buenamente los dos.
No solo he imaginado esos juegos; también he meditado sobre la casa. Todas las partes de la casa están muchas veces, cualquier lugar es otro lugar. No hay un aljibe, un patio, un abrevadero, un pesebre; son catorce (son infinitos) los pesebres, abrevaderos, patios, aljibes. La casa es del tamaño del mundo; mejor dicho, es el mundo. Sin embargo, a fuerza de fatigar patios con un aljibe y polvorientas galerías de piedra gris he alcanzado la calle y he visto el templo de las hachas y el mar. Eso no lo entendí hasta que una visión de la noche me rebelo que también son catorce (son infinitos) los mares y los templos. Todo esta muchas veces, catorce veces, pero dos cosas hay en el mundo que parecen estar una sola vez: arriba, el intrincado sol; abajo, Asterion. Quizás yo he creado las estrellas y el sol y la enorme casa, pero ya no me acuerdo.
Cada nueve años entran en la casa nueve hombres para que yo los libere de todo mal. Oigo sus pasos y su voz en el fondo de las galerías de piedra y corro alegremente a buscarlos. La ceremonia dura pocos minutos. Uno tras otro caen sin que yo me ensangriente las manos. Donde cayeron quedan, y los cadáveres ayudan a distinguir una galería de las otras. Ignoro quienes son, pero sé que uno de ellos profetizo, en la hora de su muerte, que alguna vez llegaría mi redentor. Desde entonces no me duele la soledad, porque sé que vive mi redentor y al fin se levantara sobre el polvo. Si mi oído alcanzara todos los rumores del mundo, yo percibiría sus pasos. Ojala me lleve a un lugar con menos galería y menos puertas. ¿Cómo será mi redentor?, me pregunto. ¿Será un toro o un hombre? ¿Será tal vez un toro con cara de hombre? ¿O será como yo?.
El sol de la mañana reverbero en la espada de bronce. Ya no quedaba ni un vestigio de sangre.
- ¿Lo creerás, Ariadna? - Dijo Teseo - . El minotauro apenas se defendió.

*el original dice catorce, pero sobran motivos para inferir que, en boca de Asterion, ese adjetivo numeral vale por infinitos.

Jorge Luis Borges

17 comentarios

Gravatar #1. Luis
hace 10 años

Hola! El cuento me parece excelente, pero para evitar malos entendidos quería sugerirles que aclararan que su autor es Jorge Luis Borges, pues no veo nota al respecto por ningún lado.
Me parece excelente idea publicar textos así!!!!!!!!!!

Gravatar #2. asterion
hace 10 años

Tienes razón, creo que en la anterior plantilla se definia eso. Lo arreglo al momento, gracias.

Gravatar #3. Luis
hace 10 años

Regreso al mismo asunto porque es un cuento que me agrada muchísimo. El detalle que para mí,resulta fascinante es que aquí se narra un mito, digamos más o menos conocido, pero desde otro punto de vista y como consecuencia los hechos ocurridos a la luz de esta nueva «evidencia» pues como que dan giros tremendos.
Hay otro cuento que va por la misma senda y bueno, quisiera recomendártelo: «En Bosque » de Ryonosuke Akutagawa. Me parece buenazo! Quien sabe, a lo mejor te animas a colgarlo.

Gravatar #4. asterion
hace 9 años y 7 meses

Hola Luis, desoyes de mucho tiempo publico ese cuento que mencionas, el link es:
http://asterion.almadark.com/2008/03/19/en-el-bosque/, es excelente el relato. Saludos

Gravatar #5. Pablo
hace 8 años y 7 meses

El primer contacto que tuve con este texto fue a los 15 años en clase de latín, y lo cierto es que no sabría decir exactamente cómo ha pasado, pero ahora tengo 28 años y lo leo y lo releo una y otra vez, y cada vez que lo leo me gusta más, me siento más identificado con Asterión. A veces, también siento que esa «redención» no sería un sufrimiento, sino una liberación.

Gravatar #6. asterion
hace 8 años y 7 meses

A mi me paso algo similar, como debes suponer es la razon de mi nick.
Me gusta imaginar la casa...

Gravatar #7. luciana
hace 8 años y 5 meses

me podria dar el punto de vista de ariandaa ... es paea el cole

Gravatar #8. AVRYL
hace 8 años

ESTE CUENTO NOS ABLA MAS DE LO K ASEMOS DIA A DIA CON LAS PERSONAS K SUFREN UNA DISCAPACIDAD Y I REFLEXIONAMOS LO PODEMOS BER ADEMAS, Y PIENSO K AUNK FUE LA PRIMERA VEZ K LEO ESTE CUENTO, DA UNA ENSEÑANSA MUY GRANDE Y NO PORK AKYA PERSONA SEA DIFERENTE LA BOY A DESPRESIER, Y LE DIGO K NO LO K ARIAN USTEDES SI FUERAN ASI TAMBIEN SE ESCONDERIAN YO TALBES ESTARE ENFERMA PERO NO TENGO NINGUNA DISCAPACIDAD FISICA, Y SI TU DESPRESIAS A ALGIEN ASI UNO ACABA DE ESA FORMA.

Gravatar #9. maria
hace 7 años y 6 meses

alguien podria decirme cuáles son las marcas de ironía q se presentan en este cuento?

Gravatar #10. asterion
hace 7 años y 6 meses

María, eso tambien es para el cole?

Gravatar #11. maria
hace 7 años y 6 meses

si es para el cole..si me pueden ayudar se los agradezco!

Gravatar #12. Martha
hace 7 años y 5 meses

Necesito saber las ideas principales de este texto..! Es para mañana! Si me pueden decir les agradeceriia

Gravatar #13. asterion
hace 7 años y 5 meses

Jeje, Martha, liberate de la dependencia y trata de dilucidarlo tu misma.

Gravatar #14. BELEM
hace 6 años y 10 meses

exelente texto.creo que las dimensiones de su significado son muy variantes,pero a mi parecer todas igual de interesantes.

Gravatar #15. eduhard2
hace 6 años y 5 meses

Asterion , esas palabras me dicen , al menos a mi , que quien las transcribio goza desolazarse en si mismo y hay una aurora boreal en su espiritu , la soledad que ahuyenta a todos se nos presenta como como una madre silenciosa que nos susurra ...conocete a ti mismo...
Lamento haber llegado tarde...

Gravatar #16. jean illatopa delgado
hace 5 años y 6 meses

k alguien me ayude kiero configurar ni blackberry 8520 no puedo entrar a ninguna red social

Gravatar #17. pamela
hace 5 años y 3 meses

me encanto el cuento... y creo q avryl tiene razon. a nadie le gustaria q lo despreciaran solo por tener una enfermedad q se te note en lo fisico. o al menos a mi no.

Escribir un comentario

Si quieres añadir tu comentario a esta entrada, simplemente rellena el siguiente formulario:





* Campos requeridos

Puedes usar estas etiquetas XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>.

No hay trackbacks

Para notificar de una mención en tu blog a esta entrada, habilita la notificación automática (Opciones > Discusión en WordPress) o especifica esta url de trackback: http://​asterion.almadark.com/​about/​trackback/